El Senado da carta blanca a la LOPD

El Senado da carta blanca a la LOPD

La resolución se estaba haciendo esperar, pero finalmente la Cámara Alta ha aprobado el Reglamento General de Protección de Datos con 220 votos a favor y 21 votos en contra.

Aunque ya empezó a aplicarse el 25 de mayo, ya es oficial que el Senado ha aprobado definitivamente la nueva Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) y de Garantía de los Derechos Digitales que adapta la normativa nacional al Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) europeo.

Para su entrada definitiva en vigor es necesario que se publique en el Boletín Oficial del Estado, lo que se producirá próximamente ya que el proyecto de ley quedó aprobado con 220 votos a favor y 21 en contra.

La era digital entra con fuerza en la nueva LOPD

Esta transformación normativa tiene una causa protagonista sin lugar a dudas y es la inclusión de varios derechos enfocados a internet, un entorno habitualmente descuidado o poco protegido en cuestión de datos y privacidad.

Esta característica es lo que diferencia a España de otros países, que todavía con contemplan con tanta exactitud los protocolos a seguir en los terrenos digitales. Con esta modificación se trata de regular los derechos y libertades asociados a internet, la seguridad y educación digital o los importantísimos derechos al olvido, portabilidad o testamento virtual hasta ahora no contemplados o poco definidos.

Dentro del marco de la protección en internet también se abarcan otros aspectos menos comunes en la nueva LOPD, como el derecho a la desconexión digital en el contexto del derecho a la intimidad en el uso de los dispositivos digitales en el ámbito laboral y la protección de los menores en internet.

Por supuesto, el Reglamento General de Protección de datos siempre garantiza y protege la libertad de expresión conviviendo con el cuidado de los datos sensibles o la gestión de los derechos de privacidad fundamentales.

Los requisitos para dar consentimiento

Se rectifica también la edad mínima para prestar consentimiento en la LOPD, anteriormente fijada en la franja de los 13 años y actualizada ahora a los 14 años.

Esta característica se fija concretamente en el territorio español, ya que en los países miembros regidos por el RGPD puede variar en un margen desde los 13 años de edad hasta los 16 años, franja que se estipula desde el propio RGPD a libre elección de cada país.

Las normativas en ámbitos laborales

Tal y como ocurre con el controvertido tema de la desconexión digital y la línea que separa las obligaciones laborales del terreno personal, la nueva normativa incide también en la privacidad de los empleados frente a los sistemas de geolocalización de las empresas.

Se detectan algunos entornos laborales, como los sectores y profesiones relacionadas con el transporte, en los que los trabajadores llevan sistemas GPS integrados en sus herramientas de trabajo (los coches o camiones, por ejemplo) y estos pueden ser ubicados en tiempo real.

En el ámbito laboral también empieza a ser común el uso de dispositivos digitales, móviles, tablets u ordenadores portátiles puestos a disposición del personal por los empleadores o las compañías, aparatos que ahora también tendrán su derecho a la protección de la intimidad.

De esta manera, la nueva LOPD otorga al empleador el derecho de acceder a los contenidos derivados de uso de estas tecnologías digitales siempre facilitados por los trabajadores, con la misión de supervisar el cumplimiento de las obligaciones laborales y garantizar la integridad de los dispositivos.

Las nuevas sanciones derivadas del incumplimiento de la normativa

Actualmente el Reglamento General de Protección de Datos contempla unas tres situaciones diferenciadas, que serán a grandes rasgos: las situaciones relativas a la falta de atención de una solicitud de ejercicio de los derechos; las relacionadas con la determinación de la posible existencia de una infracción de lo establecido en el RGPD y en el caso de que el procedimiento se tramite como consecuencia de la comunicación a la AEPD por parte de la autoridad de control de otro Estado miembro de la reclamación formulada ante la misma.

También aumenta el número de responsables que se contempla, así como la cantidad de encargados que tendrán la obligación de designar un DPO pasando a añadir otro tipo de sectores como las federaciones deportivas cuando traten datos de menores de edad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *